Deja un comentario

¿Víctima o protagonista?

Antes de leer el post, te sugiero que pienses en alguna situación importante que te haya pasado últimamente y respondas a una pregunta:

¿cómo es mi respuesta ante esa situación determinada?

Esa respuesta te va a dar una idea de cómo te posicionas ante lo que te pasa, si desde el personaje de víctima o desde el personaje de protagonista.

Y ¿cómo son estos personajes? Cuando adoptamos el papel de la víctima, nos posicionamos desde un lugar donde no existe la fuerza, ni la iniciativa, ni el valor, ni la responsabilidad, existe pasividad. Dejamos que el entorno decida por nosotros. ¿Cuando hacemos esto? cuando echamos balones fuera, cuando todo lo que nos pasa esta fuera de nuestro alcance, el destino es cruel y nosotros no podemos hacer nada por evitarlo. La víctima justifica su inactividad en el pasado y el futuro lo posterga. Lo malo del pasado es que es lo que fue, es inmodificable. No se puede cambiar, y quedarse anclado a ese pasado rumiándolo, es la excusa perfecta para no hacer ningún cambio. La creencia que lo mueve es “puesto que lo intente en el pasado y no funciono, ¿porqué va a funcionar ahora?“, “si tuve una entrevista de trabajo y fue penosa…..¿porqué me va a salir esta mejor?” Es el elefante encadenado del cuento de Jorge Bucay;

Un niño viendo a un gran elefante encadenado a una pequeña estaca se preguntaba ¿cómo era posible que un animal capaz de arrancar gigantes árboles con su fuerza no escapaba de su cautiverio? La respuesta de los mayores era porque estaba amaestrado, a lo que el pequeño respondía – y si esta amaestrado ¿porqué lo atan? No conseguía una respuesta coherente hasta muchos años después, cuando alguien le señalo que el elefante había estado atado a una estaca desde bien pequeñito. Entonces imaginó al pequeño elefante tratando de escapar de su estaca, un día y otro y otro, hasta que acepto su impotencia y dejo de intentarlo….así que ese enorme y poderoso elefante que veía en el circo atado a su pequeña estaca, no escapa porque CREE QUE NO PUEDE.

Y eso nos pasa a nosotros muchas veces, esa experiencia pasada que nos salió mal justifica que no lo volvamos a intentar, cuando podemos tener recursos que antes no teníamos. CREEMOS QUE NO VAMOS A PODER y para salvar nuestra autoestima nos justificamos echando la culpa al vecino, al jefe, al gobierno, a la crisis…..y no pensamos ¿que SI puedo hacer para salir de esta situación?

Si decidimos pasar el modo protagonista decidimos ser responsables, entendiendo la respons-habilidad como la habilidad para responder. Si bien las situaciones no dependen de nosotros, si depende esa habilidad de respuesta. La víctima se resigna a la situación y el protagonista busca su respuesta ante ella “vale, esta entrevista me ha salido mal, ¿en qué he fallado?¿que podía haber hecho mejor?¿qué voy a mejorar de cara a futuras entrevistas?”. Repito: ¿que sí puedo hacer con esto que me ha pasado?. Frente a la reactividad de la víctima, la proactividad del protagonista. Utiliza el pasado para buscar recursos que pone en funcionamiento en su presente para poder planificar su futuro en vez de postergarlo. Toma decisiones y las pone en acción, se ocupa en vez de preocuparse.

¿te atreves a liberarte de tu estaca y protagonizar tu vida?

Anuncios
Deja un comentario

Tres ideas sobre el fracaso

“Llevo seis meses buscando y no me han llamado de una triste entrevista, siento que soy un fracaso” “He hecho tres entrevistas y no me han cogido de ninguna, soy un fracaso”

“Intenté montar una floristería pero todo eran problemas, con la licencia, con los alquileres, con las reformas…..todo salió mal, fracasé en mi primer intento como emprendedora”. ¿Os suenan estas afirmaciones u otras parecidas?¿os las decís a vosotros mismos o lo pensáis de los demás?. Os voy a dejar tres reflexiones sobre lo que para mi supone la palabra “fracaso”;

  1. Tú no eres un fracasado/a. Fracasa un proyecto, una entrevista o simplemente una forma de hacer las cosas no da un resultado esperado. Tenemos la tendencia a etiquetarnos, si algo no nos sale solemos invalidarnos totalmente. Si mi diálogo interno gira en torno a “soy un fracasado/a por que mira lo que he hecho, mira cómo lo he hecho, me ha salido mal…..” el cerebro busca validar constantemente esa creencia y va a buscar ejemplos donde se cumple aquello que creemos, obviando aquellos logros que conseguimos. En vez de decirte “soy un fracasado/a” empieza por hacerte preguntas ¿cómo puedo mejorar esta idea/proyecto?¿cómo puedo mejorar en la próxima entrevista?¿cómo puedo hacer para obtener el resultado que quiero?, conseguirás que el cerebro deje de rumiar para ponerse a funcionar en la búsqueda de alternativas.
  2. Tropezarse con una piedra no es el problema, encariñarse con ella sí. Esta frase, viral en redes sociales, para mi tiene que ver con la dificultad de querer aprender de los fracasos. O bien nos flagelamos o bien echamos balones fuera, cuando la solución está en encontrar alternativas. Para ello, primero hemos de ser valientes con nosotros mismos. Admitir nuestros errores sin caer en victimismos, sin excusas, sin culpables, sin justificaciones, siendo responsables. En segundo lugar piensa que en unas ocasiones se gana y en otras podemos aprender ¿cómo? haciéndonos preguntas sobre el cómo y el qué, para en último lugar corregirlos. Un fracaso puede ser la oportunidad que nos brinda la vida para empezar de nuevo pero con más información ¡aprovechémosla!. A menudo no sólo es lo que nos pasa, sino nuestra reacción a lo que nos pasa, nuestra actitud, nuestros diálogos internos sobre lo que nos pasa lo que hace la diferencia. En el caso del fracaso hay una diferencia considerable entre pensar en términos de derrota o en términos de aprendizaje.
  3. Hazlo y persiste. En una ponencia del Inspiratión Day 2014 de la Red Profesional Womenalia, la coach Juana Erice comentaba que el 80% de las personas abandonan ante el primer “no”, el 18% abandona en el segundo “no” y solamente el 2% persevera. Parte del éxito consiste en la perseverancia y otra parte importante en creer en uno mismo. Si a los Beatles les dijeron que no valían para la música, si a Michael Jordan le dijeron que no sabía jugar al baloncesto o a Walt Disney que no era creativo….¿qué te han dicho a ti? Si eres bueno en algo cree en ti, no dejes ni que el que no te salga a la primera ni la opinión de los demás te hundan, no les des ese poder. Lucha. Imagine que lo Beatles formaran parte de ese 80% o que no hubieran creído que podían. Imagine. Piensa en que sería del mundo de la animación sin las películas de Disney. Lee las palabras de Michael Jordan “Yo puedo aceptar un fallo. Cualquiera puede fallar. Pero no puedo aceptar el no intentarlo. He fallado más de 9.000 tiros en mi carrera. He perdido casi 300 juegos. En 26 ocasiones se me ha confiado para tirar el tiro que ganaría el partido y fallé. He fallado una y otra y otra vez en mi vida. Y es por eso que tengo éxito”.

Por último piensa que detrás de ti con un proyecto, una idea o lo que sea que consideres ” fracasada” están los que ni siquiera lo intentan.

 

Deja un comentario

Mis diez frases de “los mejores” para afrontar el día a día

 

He estado repasando un libro que me leí el verano pasado “Aprendiendo de los mejores” de Francisco Alcaide (www.franciscoalcaide.com) en este libro repasa los pensamientos, las ideas y las creencias de las personas con más éxito en sus respectivos campos; empresarios, escritores, conferenciantes, líderes espirituales o profesionales del desarrollo personal y profesional. Os quiero dejar las diez frases que para mí pueden ayudar a reflexionar cuando estamos en búsqueda de empleo.

  1. No existen personas sin recursos, sino estados emocionales sin recursos. Anthony Robbins (Autor y conferenciante motivacional). A menudo pensamos que no podemos, que no sabemos, que no…..¡ y no nos damos cuenta de nuestro potencial!. De lo que sí sabemos gracias a nuestra experiencia profesional, a nuestra experiencia vital, a nuestra formación. Con el desempleo las limitaciones mentales, que ya teníamos trabajando se agudizan y se juntan con muchas nuevas con lo cual nuestro estado emocional se debilita, pero créetelo si antes considerabas que tenias recursos ¡estos siguen contigo!
  2. Vivan sin miedos y sin culpas. Los miedos son los peores sentimientos del hombre, lo debilitan, inhiben su acción y lo deprimen. Por su parte las culpas son un lastre enorme en nuestro pensar, al actuar y en la vida. Unos y otras hacen difícil el presente y obstruyen el futuro. Carlos Slim (Empresario mexicano y el hombre más rico del mundo). El miedo es uno de los principales destructores de la acción, a la mayoría de personas les paraliza; miedo a no encontrar de nuevo un empleo acorde a nuestras características, miedo a perder nuestro status social, miedo a no llegar a fin de mes, hacen que o bien busquemos a lo loco, sin foco o que nos paralicemos y ni siquiera lo intentemos. Vivimos en un periodo de incertidumbre y solo aquellos que sean capaces de gestionar su miedo podrán alcanzar sus metas, así que aunque tengas miedo ¡haz lo que tengas que hacer!. Haciendo los miedos van haciéndose humo.
  3. Lo que un hombre piensa de sí mismo, más que cualquier cosa, es lo que determina su destino. David Henry Thoreau (Escritor, poeta y filosofo) Nos convertimos en aquello en lo que creemos, si me creo y me digo a mi mismo constantemente que soy pequeño, débil, que no valgo…. acabare creyéndomelo. Cree ti mismo, si tu no lo haces….¿porque lo va a hacer quien tienes enfrente? sea un seleccionador de personal o sea cualquier persona. Jiddu Krishnamurti (filósofo y escritor) afirmaba ” La religión de todos los hombres debería ser la de creer en sí mismos“. Repito: Cree en ti.
  4. Perder la paciencia es perder la batalla. Gandhi. El buscador de empleo actual tiene que darse cuenta que ha de tener paciencia, que ha de ser constante, perseverar y actuar incesantemente en su objetivo. Persiste. La paciencia suele ser la prueba de nuestra resistencia emocional.
  5. Los que renuncian son más numerosos que los que fracasan. Henry Ford (empresario, fundador de Ford). Cuando no vemos resultados más o menos tempranos en nuestra búsqueda, no llega la ansiada entrevista o las que tenemos no nos dan el resultado esperado nos desinflamos, abandonamos la búsqueda o la vamos retrasando. De nuevo paciencia, perseverancia, que nuestro mantra sea ” n+1 cae n veces levántate una más“. Henry Ford también afirmaba,” el fracaso es la oportunidad de comenzar de nuevo, esta vez de forma más inteligente”.
  6. El éxito no es otra cosa que la aplicación diaria de la disciplina. Jim Rohn (empresario, escritor y conferenciante) Disciplina y hábito, paciencia y perseverancia. Ponte una disciplina de búsqueda y no la quiebres, te sientas como te sientas, con días mejores y peores, sigue tu hoja de ruta.
  7. Trabajar duro no es suficiente; tampoco ser excelentes en lo que hacemos; para ser exitoso tienes que aprender a establecer relaciones. John C. Maxwell, (Conferenciante y formador). La importancia de estableces contactos y mantenerlos, de tener una estrategia de networking. Conocer al otro, interesarte por quién es y lo que hace, y después contarle lo que puedo hacer por él, que necesidad le puedo satisfacer y si es posible y todo encaja establecer colaboraciones.
  8. Haz algo ahora, porque el ahora es todo lo que tienes. Y disfruta hoy la felicidad de hoy. Og Mandino (ensayista y psicólogo). Depresión es el exceso de pasado, ansiedad el exceso de futuro, si pensamos en lo que fuimos y perdimos y/o nos llenamos la cabeza de expectativas catastróficas futuras, nos estamos perdiendo lo único que de verdad tenemos, el presente, el aquí y el ahora. Que es realmente donde podemos hacer algo. ¿No te ha pasado que pierdes las horas el lo que fue y paso o en lo que tal vez será? y en ese paso del tiempo no hiciste nada de lo previsto…..pues eso.
  9. Si quieres tener éxito tienes que aprender a enfocarte. Robert Kiyosaki (empresario, inversor y escritor). Es importante definir nuestro objetivo para poner todo nuestro foco en su consecución, poner todas nuestras energías y recursos en una sola dirección. No vale “trabajare en cualquier cosa”, enfócate en aquello en lo que quieras trabajar, a lo que quieras dedicarte y ten agallas para decir no a otras cosas. A veces no nos queda más remedio que aceptar trabajos “alimenticios”, aún así, como afirma Alfonso Alcántara (@yoriento) dedica aunque sea un minuto al día a tu objetivo.
  10. Sueña en grande, empieza pequeño ¡actúa ahora! Robin S. Sharma (escritor y conferenciante). El poder de la acción, todo sueño que no se pone en acción se queda en nada. A veces no sabemos por dónde empezar, da pequeños pasos, divide un gran objetivo en pequeñas tareas y ponte en marcha, tarea a tarea, logro a logro, paso a paso el sueño grande parecerá más y más cercano. A veces la acción más pequeña es mejor que la intención más grande.

Continuar leyendo »

Deja un comentario

Y tú ¿a qué lobo estás alimentando?

 

 

Voy a empezar este post con un antiguo cuento cherokee;

 

Un anciano de una tribu estaba hablando con sus nietos sobre la vida. Les dijo: “Una gran pelea está ocurriendo dentro de mí, desde que nací. Es una pelea entre dos lobos“ Uno de los lobos es maldad, cobardía, temor, ira, envidia, dolor, vanidad, indolencia, arrogancia, culpa, resentimiento, inferioridad, orgullo, mentiras y avaricia. El otro es bondad, amor, alegría, paz, voluntad, armonía, esperanza, generosidad, amistad, empatía, serenidad, sabiduría, fortaleza, compasión, humildad, dulzura, y verdad. Esta misma pelea ocurre también dentro de vosotros, y dentro de todo ser humano. Los chicos lo pensaron y uno de los niños le preguntó: Abuelo dime: ¿Cuál de los lobos ganará la pelea? El anciano respondió; – “Aquel al que Tú alimentes”

 

Todos nosotros en mayor o menor medida tenemos todas esas emociones en nuestro interior, y todos podemos gestionarlas en función de nuestra mayor o menor conciencia de ellas y de nuestra voluntad de hacerlo. Tenemos la capacidad de elegir qué emoción vamos a alimentar, y tenemos esa capacidad en la medida en que seamos conscientes que podemos manejar nuestras emociones.

 

Las emociones, los pensamientos surgen de manera inconsciente, pero depende de nosotros el que les demos bola, elijamos rumiarlos, es decir los alimentemos o los dejemos ir.

Esa elección define quienes somos, y nos define como víctimas o protagonistas. Una víctima se queja, es presa del miedo, culpa a los demás de su situación y no hace nada por remediar su suerte, la persona protagonista va a por lo que quiere, no se para a culpar al otro porque es consciente de que su suerte la puede crear ella misma con su trabajo, su tesón y su esfuerzo, piensa que tiene opciones y va a por ellas con optimismo y esperanza.

No estamos condenados a ser de una u otra manera, podemos elegir poniendo conciencia….y tú cuando aparezca el miedo, la ira, la culpa…..¿qué vas a elegir, alimentarlas o dejarlas ir? –

Deja un comentario

Y usted…¿por qué no se suicida?

La última de las libertades humanas, la libertad esencial, aquella que nadie nos puede arrebatar, es la de elegir nuestra actitud sean cuales sean las circunstancias que nos rodean, por difíciles, dolorosas o complejas que sean tales circunstancias” El hombre en busca de sentido. Viktor Frankl

Viktor Frankl, psiquiatra superviviente de varios campos de concentración, entre ellos Auschwitz, utilizaba la pregunta que da título a este post para ayudar a sus pacientes a encontrar el sentido de sus vidas. Para él, si alguien era capaz de encontrar un qué a su existencia, podría ser capaz de generar un cómo. Los pacientes del Doctor Frank mostraban dos motivos principalmente, o bien por alguien importante en sus vidas, un ser/seres queridos, o bien porque tenían un sueño, un proyecto por realizar. A partir de esta respuesta trabajaba el ¿cómo?. Y para encontrar el ¿cómo? trabajaba la actitud. ¿Qué hace que una persona ante una serie de sucesos dramáticos en su vida se rehaga y otra ante circunstancias similares se hunda? ¿qué actitudes adoptan esas personas que son capaces de rehacerse? ¿qué actitudes son las que nos pueden ayudar a rehacernos tras un despido, la pérdida de un trabajo y en definitiva en procesos largos de búsqueda de empleo? – No te sumerjas ni te regodees en la miseria de lo que te ha pasado. No te preguntes constantemente en tu diálogo interno ¿por qué me pasa esto a mí?¿qué he hecho yo para merecer esto?. Es lógico pasar un momento de duelo ante la pérdida de un trabajo, por ejemplo, pero quedarnos ahí ¿qué sentido tiene?¿dónde te lleva?. Busca un significado constructivo a aquello que te ha pasado y pregúntate ¿qué puedo sacar yo de todo esto?¿cuál es mi aprendizaje?. Actitud de aprendizaje y una actitud que nos ayude a gestionar el miedo que nos da la pérdida de un empleo y las expectativas catastróficas que podemos generarnos. – Actitud de confianza en ti mismo, en tus capacidades. Aplica la fórmula N+1, si te caes N veces, levántate una más. – Sumando las dos primeras características, una actitud ante el fracaso de búsqueda del aprendizaje “tropezarse con la piedra no es relevante, encariñarse si”. Si eres consciente de el fallo cometido es más fácil no volverlo a repetir que si no haces este ejercicio de reflexión y ante el fracaso desistes. Aplica ensayo-error-aprendizaje-vuelta a intentar. – Cuando tengas claro el ¿qué quiero? ve a por él, define un plan de acción y persevera. Tiende a la acción y sal a crear las circunstancias que sean más proclives. Actitud proactiva frente a reactiva. – Acepta los no, el rechazo es parte del juego. No le vas a gustar a todo el mundo y en búsqueda de empleo vas a tener que aprender a gestionar varios “no”, no te lo tomes como algo personal de rechazo a tu persona. Toma las riendas, puedes convertir tu vida en un conjunto de elecciones conscientes de tus actitudes en cada momento, en cada situación. Tú decides o ser víctima de lo que te ocurre o trabajar la habilidad para responder, utilizar tu respons-habilidad. No hay fracasados, hay gente que se rinde. Y el trabajo más difícil es precisamente ese, no rendirse. Y tú ¿qué actitudes vas a tomar para no rendirte en tu búsqueda?

Deja un comentario

Y tu ¿hacia dónde diriges tu atención?

La atención del cerebro es limitada, habréis oído más de una vez que no vemos la realidad tal cual es sino tal cual somos nosotros. El cerebro recibe 2 mil millones de bits de información por segundo pero la mente consciente sólo atiende entre 5 y 9 fragmentos de información, de manera que mucha queda fuera. El filtrado lo hacemos según nuestras creencias, valores, recuerdos, decisiones, experiencia así como de acuerdo a nuestro bagaje cultural y social. Entran aquellas cosas que nuestro cerebro sintoniza. Y con lo que entra a través de nuestros sentidos hacemos nuestras representaciones internas, configuramos nuestro mapa de la realidad, que no coincide con el hecho en sí. Un claro ejemplo ilustrativo es que en las declaraciones policiales a testigos de sucesos, de un mismo hecho se extraen tantos datos como testigos haya.

¿Y cómo hacemos nuestras representaciones internas de los sucesos externos? Según la Programación Neurolingüística, para interpretar el mundo nuestro cerebro busca patrones y para ello lo que suele hacer es básicamente tres cosas; eliminar información, distorsionar la realidad, y generalizar.

  1. Eliminar información; nuestro cerebro solo presta atención a ciertos aspectos clave de nuestra experiencia y excluye otros. Y aquello a lo que prestamos atención dependerá de nuestra experiencia previa y nuestra historia de vida, por ejemplo las personas negativas a las que definimos como “negativas” solo van a ver lo malo que les pasa y no lo bueno. Se van a centrar en aquello que corrobora su visión de la realidad. En la situación de crisis actual solo ven aquello que va mal, pero van a omitir lo que va bien, se fijaran en negocios que cierran, personas que se quedan sin trabajo, sin casa, sin……y no verán los negocios que prosperan, las personas que encuentran empleo….
  2. Distorsión; Distorsionamos la realidad cuando tomamos aspectos de la experiencia y los interpretamos según nuestro estado interior. Por ejemplo; “Llevo un mes echando CV y no me han llamado para una entrevista, soy un fracasado“. Lo que hago es unir cosas o sucesos que no son iguales y reorganizo mi percepción de las cosas, como no me llaman me percibo como fracasado.
  3. Generalizamos; sucede cuando los elementos o partes del modelo del mundo de una persona son separados de la experiencia original y pasan a representar una categoría entera. Utilizamos experiencias pasadas para hacer frente a situaciones presentes similares. Por ejemplo “No quieren contratar a personas mayores de 45 años…..” (veo anuncios de empleo con trabas a la edad o en una entrevista de trabajo me dijeron que querían a personas de tal edad)

Todos pasamos por estos tres procesos, cada uno a su manera, es importante darnos cuenta de cómo hacemos para interpretar lo que nos pasa y preguntarnos ¿esta manera de interpretar lo que me pasa, me limita o me potencia?

Si me potencia mantenerla pero si me limita ver cómo puedo hacer para modificarlo y poder llegar a cambiarlo.

Una ayudita, si elimino información, “hay crisis y todo va mal” pregúntate…. Exactamente ¿qué va mal? ¿siempre ocurre lo mismo? ¿todo va mal? Si estoy en un bache y tiendo a ver lo mal que me van las cosas, hacer el esfuerzo e ir reeducando el cerebro, un ejercicio que te puede servir para hacerlo es por ejemplo buscar al menos tres cosas que te hayan ido bien en ese día y anotarlo en una libreta. Hacerlo durante varios días para ir ampliando la percepción de nuestra atención hacia aquellas cosas que están bien.

Si me pillo distorsionando la realidad y siguiendo con el ejemplo anterior “Llevo un mes echando CV y no me han llamado para una entrevista, soy un fracasado“, cuestiónate ¿y eso quién lo dice?¿en qué me baso para decir eso? ¿qué pruebas crees que tienes para decir que eres un fracasado? ¿qué más causas crees que hay para que no te hayan llamado?

Con estas preguntas la intención es rebajar la intensidad emocional que tiene tal aseveración, y ver que no tiene ningún fundamento real, que es solo una interpretación dada en un momento interno de bajón, de rabia o de impotencia.

Ante generalizaciones preguntarnos qué hay de diferente entre la situación de origen y la nueva, con el ejemplo anterior ¿ninguna persona mayor de 45 años trabaja? Como tienes esa edad ¿es que nunca más vas a trabajar?¿en todos los anuncios de prensa ponen límites de edad?¿en todas las entrevistas que has tenido te han hecho un comentario sobre la edad?. La idea es darnos cuenta de cómo interpretamos la realidad, y que es tan solo eso, una interpretación, que no es 100% real. Que darnos cuenta de esto alimente nuestro espíritu crítico y rebelde y si vemos que esa interpretación que me estoy dando me está limitando, la cuestionemos y quitemos ese 100% de certeza para poco a poco, desecharla de nuestro cerebro y educarle para buscar alternativas que nos sean de mayor provecho. Manos a la obra ¿por dónde vas a empezar a cuestionar tu mapa?

 

Deja un comentario

6 claves para superar la procrastinación

“No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”, este célebre refrán español nos define a la perfección semejante palabro. Una definición un poquito más formal sería la de postergar de manera sistemática aquellas tareas que debemos hacer. ¡Te veo!, estas diciéndote a ti mismo, ¡ahhhhh eso es lo que me pasa!.

Es algo común que nos puede pasar a menudo, hay personas expertas en ello. A veces, solo nos pasa en determinadas áreas en las que tendemos a dejar para luego-nunca nuestras obligaciones. Y hay veces que nos puede pasar en determinados momentos de nuestra vida, como por ejemplo en la búsqueda de empleo. Resultan preocupantes leer noticias que dicen que un alto porcentaje de personas desempleadas dejan de buscar trabajo porque piensan que nunca van a encontrarlo ya que ¡la cosa esta muy mal!. Cierto es que la cosa anda chunga pero si no buscamos… ¿cómo vamos a saber porqué no encontramos? me viene a la cabeza una frase que escuché hace poco que decía algo así como que no fracasamos sino que dejamos de intentarlo. Se trata de insistir, de ver que hemos hecho y que cosas nuevas podemos hacer, preguntar a los que han encontrado que han hecho y probar, se trata de no rendirnos.

Y traigo esto a este post porque precisamente es una de las causas de procrastinar en la búsqueda de empleo. ¿cuáles son las causas de la procrastinación en la búsqueda de empleo? Fundamentalmente el desánimo, anclarnos en ese pensamiento de que “no voy a buscar porque total…..”, “me voy a levantar más tarde, total para lo que me va a servir buscar” “voy a hacer unos recadillos hoy y tal vez esta tarde me ponga un ratillo”. El no obtener resultados visibles a corto plazo. La búsqueda es un proceso que puede ser largo en el tiempo, y si no obtenemos llamadas, no tenemos entrevistas en un tiempo que consideremos razonable, volvemos al párrafo anterior y la fastidiamos.

Tenemos que estar mentalizados que puede ser que nos llamen pronto o puede que estemos un tiempo trabajando y trabajando en nuestra búsqueda sin aparentes resultados. Sin embargo una de las claves del éxito es la constancia, ser constante en la búsqueda, perseverar y seguir intentándolo. Continuar leyendo »

Red de Huertos Urbanos de Madrid

La red de huertos urbanos comunitarios de Madrid

Cocinando el Cambio

- sin gluten, sin leche y sin azúcar -

El blog de Luis Dorrego

Blog sobre terapia, coaching, constelaciones familiares y educación emocional.

Coachingyorientación

Coaching vocacional, desarrollo profesional y personal

Estrategias de Publicidad y Ventas para el Coach, Consultor o Empresario que Vende Servicios

Atraer clientes y cerrar la venta es facil con mis estrategias gratis de publicidad y ventas para el coach, consultor o empresario que vende servicios

Zumo de Empleo

Coaching vocacional, desarrollo profesional y personal